INICIO        MAPA DEL SITIO       NOVEDADES

Presentación
Inicio
Mapa del sitio
Novedades
El Instituto
Datos institucionales
Autoridades
Personal
Docentes
Centro de Estudiantes
Historia
Ubicación
Biblioteca
Biblioteca digital
Fotos
Fonoaudiología
Académicos
Académicos
Carreras
Cátedras
Espacio de la Práctica
Capacitaciones
Act. Profesorados
Investigación
Formar Docentes
Planes de Nación
C.A.I.E.
Plan Mejora Instit.
Extensión
Escritos de docentes
Docencia y tecnología
Inscripción alumnos
Elaboración
Espacio 127
Trabajos de alumnos
Bicentenario
Legales-informes
Informes
Documentación
Leyes
Curriculares
Resoluciones
Acuerdos internos
Ingreso de docentes
Seminarios
Papelería
Mesas de examen
Comunidad
Enlaces
Comunicarnos
Webmail

ESPACIO 127 Nº 1

 

CONSIDERACIONES SOBRE ORIENTACIÓN GEOGRÁFICA

Prof. Rubén Humberto Verandi

 

La pregunta es : Sabemos usar un mapa y una brújula para orientarnos?

Es posible que muchos sepan hacerlo, pero otros seguramente no.

Después de buscar durante mucho tiempo una bibliografía que me indicara como usar correctamente una brújula con una carta, y no encontré suficiente, me propuse hacer algunas consideraciones , basadas sobre todo en experiencias sobre el terreno.

El conocimiento sobre el uso de una brújula es de utilidad para que los docentes de las diferentes áreas y sobre todo del área Ciencias Sociales y Naturales, les permitirá trabajar en experiencias e investigaciones sobre el terreno.

De la misma forma es necesario que los alumnos sepan utilizar este instrumento para poder interpretar y ubicarse en el espacio geográfico.

Para que exista una operación de manejo de la carta con una brújula, es necesario que la carta posea la orientación geográfica en uno de los costados de la misma. Cabe aclarar que si el mapa proviene de buena fuente, no debe faltar : orientación geográfica (generalmente una Rosa de los Vientos) y una escala (numérica o gráfica).

Asimismo la carta que se usa para orientación, debe ser de una escala apropiada, ya que no es correcto usar un mapamundi o mapa de todo el mundo para dicho propósito. Se recomienda usar una carta en escala menor de 1:10.000 hasta 1:50.000.

Seguramente Ud. Se preguntará y que brújula usaré?. Existen variados modelos de brújulas para este tipo de tareas, algunas más sofisticadas que otras, pero con una brújula de uso militar, náutico o de campamento es suficiente. Este tipo de brújula posee : una escala graduada en grados y aveces cuartos de rumbo ( 11º 15’ ), una pínula para ver el punto de referencia ubicada en la tapa de la brújula, en oposición un soporte que tiene una ranura por la cual observaremos la pínula, por debajo una pequeña lupa para observar los grados sobre que se encuentran estampados sobre el disco, y la aguja imanada montada en un líquido especialmente diseñado para que funcione correctamente.

Con respecto a los cuartos de rumbo que tienen 11º 15’ , son en total 32 , por lo cual si multiplicamos 11º 15’ x 32 = 360º , nos da el total de la circunferencia. Sirven para uso en la navegación fluvial o marítima.

Guía para el uso correcto :

  1. La superficie para apoyar la carta y la brújula debe ser en lo posible plana y horizontal, ya que la aguja de la brújula debe estar la mas horizontal posible para establecer una buena lectura.
  2. El lugar sobre el cual se apoyará la carta, no debe ser una superficie metálica, ya que esto desviaría la aguja imanada para cualquier lugar, menos para el cual debería : el polo magnético norte. Es necesario aclarar que el polo norte magnético tiene una pequeña desviación en grados con respecto al polo norte geográfico, y recibe el nombre de declinación magnética , que cambia de acuerdo a la posición geográfica (latitud y longitud) y también a través del tiempo.

El 13 de setiembre de 1492 Cristóbal Colón observó algo desconocido hasta entonces, describiéndolo, en una carta a los Reyes Católicos, decía : ¨Cuando yo navego de España a las indias occidentales encuentro que tan pronto como he pasado cien leguas al oeste de las Azores (...) la aguja de la brújula, que hasta entonces se había inclinado hacia el noreste, giró (...) hacia el noroeste, y esto tuvo lugar desde el tiempo que alcanzamos dicha línea¨.

Posteriormente navegantes y estudiosos se abocaron a la tarea de construir una carta de líneas de igual declinación magnética, llamadas ISÓGAMAS. Que permite a los navegantes una mejor ubicación durante el viaje.

  1. Colocaremos la brújula sobre la carta y cerca de la Rosa de los Vientos.

  1. Movemos la carta hasta que la rosa de los vientos u otra indicación de la carta que indique el norte geográfico (muy pocas son las cartas que tienen las dos indicaciones: magnético y geográfico) coincida con la aguja de la brújula con respecto a la dirección, - o sea que ambas agujas queden paralelas - . Luego debemos girar la caja de la brújula para que la graduación 0/360 º coincida con el norte de la aguja.
  2. Una vez que las líneas imaginarias de la brújula y la de la rosa de los vientos de la carta sean paralelas, podemos decir que la carta o mapa está en la posición correcta para proceder al cálculo de la orientación : es decir que podremos establecer la correcta posición geográfica y adonde queremos dirigirnos, de ser necesario.
  3. Si queremos calcular el ángulo que existe entre el norte magnético o geográfico (poca diferencia) y el lugar al cual queremos ir, debemos mirar a través de la ranura que se encuentra arriba de la lente, hasta que la pínula quede en el centro o punto observado, seguidamente mirar por la pequeña lupa hacia abajo, donde se encuentra la graduación en grados , allí veremos la diferencia en grados entre el norte magnético y el lugar observado. Al obtener el valor del ángulo, es posible calcular la distancia entre estos dos puntos, mediante el teorema del seno.

 

En el gráfico anterior se muestra lo siguiente:

A - B : son los puntos entre los cuales se quiere calcular la distancia (x).

C : es el lugar desde donde estamos observando y midiendo con la brújula.

b : la distancia que debemos medir con una cinta métrica.

Sen B y Sen C : Se obtiene con la brújula.

 

Si simplemente queremos saber hacia donde queremos caminar para llegar a dicho objetivo, es observar la dirección hacia la cual nos indique la brújula. Con esto quiero decir que sabremos que debemos dirigirnos hacia la derecha, a la izquierda, al frente, etc. Considerando que esta orientación carta-brújula puede hacerse varias veces, a medida que vamos caminando, hasta llegar al lugar deseado.

Como conclusión, la brújula nos permitió:

  • Orientarnos sobre el terreno, permitiendo saber hacia que lugar debemos caminar.
  • Determinar ángulos y distancias.
  • Mostrarnos la posición correcta que debe tener la carta o mapa.

 

BIBLIOGRAFÍA

Erwin Raisz : Cartografía General. Ed.Omega.

A.Egerer: Cartografía e Introducción a la interpretación del mapa.

Autores varios: Gran Atlas Salvat. Tomos 6,7,8,9,13,15. Ed. Salvat S.A.

P.H.Randle : Espacios y Escalas Urbanas.

Geografía para el medio ambiente. Centro de Cartografía del Medio Ambiente.Departamento de Geografía Facultad de Filosofía y Letras U.N.de Cuyo. Mendoza 1993.

Contribuciones Científicas. Ier. Congreso de Geociencias y Geotécnicas. Sociedad Argentina de Estudios Geográficos. Buenos Aires 1995.

Laurio H. Distéfani. Navegación y Cartografía en los Siglos XV y XVI Anales de la Academia Nacional de Geografía. Bs. As. 1992.

Lic. Cristina Juliarena de Moretti. La enseñanza de la cartografía en la escuela de hoy. Centro Argentino de Cartografía. Boletín nro.2-94 - 1-95. Buenos Aires.